Suscríbete a nuestro boletín
15 nov 2019
RAYANOS

TURISMO ESPIRITUAL

El Milagro del Arroz llevó nombre de mujer

Se cumplen 70 años de la prodigiosa multiplicación que tuvo lugar en Olivenza, la única reconocida por el Vaticano

Por Esmeralda Torres

22 enero 2019

En veinte siglos de historia, la Iglesia sólo ha reconocido un milagro de multiplicación, el de los panes y peces de Cristo. Y – desde 1975 – el de arroz que tuvo lugar en Olivenza.“Prácticamente fueron tres milagros en uno: el arroz que no paraba de brotar, que salía condimentado y listo para comer, y sin necesidad de añadirle más carbón para que siguiera cociendo”, asevera uno de sus testigos. Y el único en la historia del cristianismo que ha invocado una mujer. 

turismo, turismo espiritual, turismo religioso, Olivenza, Extremadura, Milagro del Arroz

Francisco González Santana tiene 88 años. La memoria aún le acompaña, y con ella los recuerdos del 23 de enero de 1949. Entonces tenía 18 e impartía cultura general en la escuela improvisada que había creado el párroco Luis Zambrano, la Institución Parroquial San José. “Tenía un afán enorme por los pobres y por las obras de caridad. En cuanto llegó a Olivenza – en 1945 – y vio las necesidades que había, recogió a todos los niños para enseñarle lo básico y darles de comer”, relata el hombre. Eran tiempos difíciles. La huella de la Guerra Civil aún azotaba con fuerza, y el hambre, la necesidad y la miseria se apoderaban de la economía. La educación no llegaba a todos los pequeños; menos aún a los de familias que no tenían qué comer. “De trabajar en una agencia pasé a ser un maestro” que enseñaba “las cuatro reglas de matemáticas, leer y escribir, y un poquito de Geografía e Historia”. Y pinche de cocina. “Con las limosnas que le daban la gente pudiente, unos recibitos mensuales de cuatro o cinco pesetas, le daba de comer a unos setenta niños”.

turismo, turismo espiritual, turismo religioso, Olivenza, Extremadura, Milagro del Arroz

Este vecino no era el único que arrimaba el hombro en aquellos arduos tiempos. “Con don Luis vinieron algunas de las esclavas de la institución secular que había fundado en Ribera del Fresno, de donde era Juan Macías”. Este pueblo pacense fue su primer destino como párroco tras salir del seminario. Y el que más marcó su espiritualidad. “Con la ayuda de estas religiosas, el párroco consiguió que las familias más pudientes también aportaran comida para dar de comer a los padres de esos niños”, como los que vivían en la Casa de Todos, “un salón enorme de grande donde habitaban como 12 o 15 familias en la máxima pobreza, separadas por cartones y sin cuartos de aseos”. Consiguió asegurarle al menos el sustento del domingo a un centenar de familias que, para evitar ser señaladas, recibían la comida en la puerta de sus casas, de la mano de las religiosas.

¡Ay, Beato! Y tus fieles sin comer

Estas esclavas del Hogar de Nazaret eran quienes se encargan de guisar la comida de los niños y las familias necesitadas de Olivenza. Quienes calculaban los ingredientes y bocados para que hubiese suficiente alimento para cada comensal. Y quienes se encontraron con la sorpresa de que aquel domingo, día 23 de enero, la familia encargada no había aportado su ayuda. “La cocinera aquel día era Leandra Rebollo”, señala González Santana. Él relata como al comprobar que en la despensa no había más que “tres puñaditos de arroz” se dirigió a la madre del párroco apenada. Sabía que con eso tan solo podría comer, a lo sumo, una familia. “Aún así lo echó en una ollita de unos tres litros, con su agua y su aceite, y antes de dejarlo cociendo, Leandra, que también era de Ribera del Fresno, invocó a Juan Macías”.

turismo, turismo espiritual, turismo religioso, Olivenza, Extremadura, Milagro del Arroz

¡Ay, Beato! Y tus fieles sin comer fueron las palabras que la religiosa pronunció, y que más se han replicado en Olivenza en los próximos setenta años. “Se fue a sus quehaceres y al volver, se quedó un poco admirada porque la ollita que ella había calculado que sería suficiente para esos tres puñaditos, comenzaba a rebosar”, narra. Al octogenario no le tiembla la voz, está totalmente convencido de lo que vio. Y es que fue la primera persona que llegó hasta aquella vieja cocina de carbón donde solo se encontraban Leandra y Josefa Blanco, madre del párroco. “Yo le ayudaba a don Luis en la eucaristía y tocaba el órgano, y en cuanto terminó la misa fui corriendo para poner la mesa a los niños”. Era la una del mediodía, y el arroz brotó hasta las cinco de la tarde.

turismo, turismo espiritual, turismo religioso, Olivenza, Extremadura, Milagro del Arroz

Por orden de la madre del cura, Leandra comenzó a llenar otro recipiente de la olla prodigiosa. Y otro, y otro más. “Se llenaban ollas y ollas de 15, 20 y 25 litros de un arroz que salía prácticamente cocido, sin necesidad de añadirle más carbón a la cocina, y perfectamente condimentado”, afirma el anciano. Fue el mismísimo párroco el que le tomó el relevo a la cocinera y comenzó a rellenar nuevas cacerolas ante la presencia de decenas de personas, y es que la voz se corrió y la curiosidad atrajo a la mayoría de vecinos de Olivenza. 

El reconocimiento del Vaticano

Cuando le preguntan por dónde se encuentra la hornilla y la olla original, la tristeza inunda la curtida mirada de González Santana. “Nadie sabe dónde fue a parar. Si se tiró o se vendió al chatarrero, o qué se hizo con ellas”, lamenta. Una de los recipientes de refuerzo que guardó el arroz prodigioso sí se conserva en la sede del Arzobispado, perfectamente lacada y sellada. “Pero del resto, nada se guarda”.

Aquellos tres puñados de arroz – “que muchos periodistas han dicho que eran 750 gramos, pero no se sabe porque nadie lo pesó” – alimentaron a unas 300 personas aquel domingo. Nadie podía creerlo. “La gente exclamaba que aquello era un milagro pero no nos dábamos cuenta de lo que estaba ocurriendo. No sabíamos cómo reaccionar”, describe. 

turismo, turismo espiritual, turismo religioso, Olivenza, Extremadura, Milagro del Arroz

El párroco sí reaccionó y lo puso rápidamente en conocimiento del obispado, que le pidió calma y paciencia. “Aquello se fue moviendo, la cosa siguió adelante y a los años nos llamaron para ir a declarar ante un tribunal formado por unos diez sacerdotes y un canónigo, que hacía de abogado del diablo”, confiesa el hombre. “Nos hicieron jurar con la mano en la Biblia a los 22 que fuimos a declarar que no diríamos nada de lo que se había declarado allí bajo ex comunión”, continúa. “Me acuerdo que el abogado del diablo me dijo algo que me hizo mucha gracia. Me preguntó que si vi bien lo que había en la manga de la sotana del cura, por si acaso el arroz salía de allí”, añade chistoso. “También que había un ventanal muy cerca. Pero yo le dije y le repetí que aquel ventanal estaba muy desviado de la cocinita”.

El octogenario relata cómo continuó aquel largo proceso. El siguiente paso fue el análisis del arroz en Valencia, tierra especializada en este cereal. “Yo tenía una cajita con unos granitos y los padres dominicos me lo pidieron porque los llevaron allí para ser analizados”, dando como resultado un grano normal y corriente. Resultado que se llevó hasta el Vaticano y se puso en conocimiento de Juan XXIII, “que dijo que es un caso que valía la pena investigar”, y su sucesor, Pablo VI, “que dijo que era un milagro extraordinario porque, por regla general, los milagros que existen a montones son de curaciones físicas, pero no de multiplicación”. “De multiplicación no se conoce en la Iglesia nada más que el milagro bíblico de los panes y los peces que hizo Jesús” – toma aire – “y éste”

turismo, turismo espiritual, turismo religioso, Olivenza, Extremadura, Milagro del Arroz

Así lo aprobó la Santa Sede en septiembre de 1975. Tuvieron que pasar 26 años para reconocer Olivenza como una nueva tierra santa, bendecida por San Juan Macías, que consiguió ser santificado por esta hazaña. Y para escuchar esa predicación en persona viajaron hasta el Vaticano González Santana y la mismísima Leandra Rebollo, la primera y única mujer que ha conseguido invocar un milagro de multiplicación de alimentos: el milagro de Olivenza.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.