Suscríbete a nuestro boletín
27 sep 2020
RAYANOS

REFORESTACIÓN

La Gran Bellotada, la iniciativa que cultiva la sensibilidad medioambiental

El movimiento de Rodrigo Ibarrondo ha conseguido sembrar casi dos millones de bellotas por toda la península en menos de cuatro meses

Por Esmeralda Torres

20 enero 2020

Plantar árboles tiene su qué. Y no solo el de reforestar un territorio acechado por el inminente cambio climático, sino también el de empatizar con el medio ambiente. “Cuando siembras un arbolito vas a volver a verlo, y vas a ver cómo le cuesta sobrevivir durante el verano y cómo lo consigue a pesar de pasarlo tan mal. Y vas a preocuparte cuando no lo veas crecer, y a entusiasmarte cuando tire hacia arriba”, asegura una voz pausada a la par que convincente. “Eso crea una sensibilidad que hace que no solo empatices con tu arbolito, sino con la naturaleza en general”. Es la de Rodrigo Ibahernando, el activista que pretende frenar la desertización de la Península Ibérica.

Rodrigo Ibarrondo (Burgos, 1978) es, a pesar de no haber nacido allí, uno de los vecinos más conocidos de la Sierra de Gata. Y, probablemente, de toda España y Portugal. Llegó a este territorio rayano justo una semana antes del gran incendio que asoló este pulmón en 2015, buscando un lugar tranquilo en el que criar a su hijo. “Diez años antes llegué hasta aquí a caballo, me gustó mucho y empaticé bastante con el lugar, y por la amistad que tenía en la sierra, decidí comprar una finca y emprender mi vida familiar aquí”. Después de arder todo, su compromiso con este espacio verde se afianzó. “¿Qué mejor manera de enraizarme al lugar que plantando árboles?”.

Reforestar las 8.600 hectáreas que destruyó aquel fuego se puede considerar el preludio de lo que hoy internacionalmente se conoce como La Gran Bellotada Ibérica. “Después de tres años y de haber pasado más de mil personas por aquí, nos dimos cuenta de que una manera muy sencilla y eficiente de involucrar gente, sin una complicación técnica muy profunda, era sembrar bellotas”, relata el también una de las caras visibles de Reforest-Acción, la asociación sin ánimo de lucro que nació como respuesta al macroincendio. Este fruto es el responsable de de un alto porcentaje del bosque que caracteriza a la Península Ibérica, un dato al que se suman su notable resistencia y grandes dimensiones. Al tratarse de una semilla grande consigue un embrión mayúsculo que en cuestión de un año puede llegar a alcanzar el metro de raíz, consiguiendo así sobrevivir en climas mediterráneos extremeños como el que caracteriza a este territorio. “A esa capacidad de resistencia se suma que la bellota la puedes recoger del árbol o incluso del suelo, y solo hay que enterrarla. La parte técnica es super sencilla, cualquiera puede hacerlo con saber cuatro claves”, que, además, se recogen en la web del movimiento.

Sierra de Gata, La Gran Bellotada Ibérica, agronatura, reforestación, Extremadura Portugal
Voluntarios sembrando bellotas. Foto: LA GRAN BELLOTADA IBÉRICA.

Periodo de siembra

El activista habla sobre la masiva aceptación que tuvo su propuesta nada más ver la luz. “Lo lanzamos en redes sociales el 27 de septiembre y según lo lanzamos, aquello fue una bomba”, asevera mientras recuerda la cantidad de mensajes que recibió con dudas sobre cómo participar durante las primeras dos semanas. “Me llegaban unos 300 mensajes al día con dudas y preguntas y conforme las iba resolviendo, la gente se iba aclarando y haciéndose viral hasta el punto que ya eran unos a otros los que se respondían en sistemas y plataformas como grupos de Facebook”.  A este entendimiento contribuyó un mapa de células que representa las personas o colectivos involucrados que llevaban a cabo acciones de recolecta y siembra de bellotas, a través del que “la gente podía ver quién en su zona estaba participando”. A día de hoy este mapa cuenta con 1.830 células por toda la península, localizaciones que se multiplican en Madrid, Sevilla, Cádiz y especialmente Burgos. “En Extremadura, quitando La Vera, Hervás y Don Benito, la respuesta ha sido muy tardía”.

El reto inicial que se planteó este movimiento fue sembrar 25 millones de bellotas en toda la Península Ibérica. Esta primera campaña, que finalizará el próximo 1 de marzo, cuenta ya con 1.843.116 bellotas sembradas a fecha de esta publicación, de las que un 12% se localizan en la Sierra de Gata. “Es el primer año, nos estamos conociendo”, admite Ibarrondo al mismo tiempo que argumenta que ahora comienza el trabajo de consolidación. “Hay una falta de sensibilidad brutal, nos queda un abismo para llegar a entender lo que es vivir en armonía con el paisaje”. Y, quizá, aún más en el país vecino. “El problema que tiene Portugal es que el 90% es privado y con eso se ha creado una cultura de que cada uno mira a lo suyo”, reconoce. “También un problema de que la economía portuguesa es muy rural, ha sido una economía casi de subsistencia que ha explotado el campo a lo bestia”.

Aún así, el activista no se rinde y promete continuar luchando hasta dejarse la piel en este reto. Un desafío en el que lleva pensando toda su vida. “Ya de niño mi sueño era trabajar con fauna salvaje”, confiesa y, acto seguido, comienza a reflexionar sobre el compromiso medioambiental del ser humano. “Diseminar semillas es lo único que quiere la naturaleza de nosotros”, dicta. “Tú imagínate estar toda la vida dedicada a plantar árboles y contemplar el bosque cuando seas mayor, sentir esa satisfacción, la de haber creado vida en todos los sentidos. No hay nada mayor que eso”.

Sierra de Gata, La Gran Bellotada Ibérica, agronatura, reforestación, Extremadura Portugal
Rodrigo Ibarrondo recibió el premio Extremadura Global por la iniciativa. Foto: JUNTAEX.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.