Suscríbete a nuestro boletín
20 nov 2019
RAYANOS

PLANES

Escenario de música y libro de historia: un paseo por Crato

El municipio alentejano acoge su festival del 27 al 31 de agosto, y con él la mejor excusa para descubrir su patrimonio histórico

Por Esmeralda Torres

27 agosto 2019

Crato es un municipio del Alto Alentejo que registra unos 1.600 habitantes en su censo, y hasta tres veces más durante cinco días de verano. El culpable es su festival de música. La cita de referencia de la región más despoblada y deprimida de Portugal convierte a este municipio del distrito de Portalegre en destino de jóvenes, menos jóvenes, niños y abuelos. La pócima secreta para conseguirlo es un cartel ecléctico al que se suma uno de los mayores festivales de artesanía y gastronomía del país, y uno de los más ricos patrimonios lusos.

Sede portuguesa de la Orden de Malta, lugar de nacimiento del general Nuno Álvares Pereira y localización de uno de los centros alfareros más importantes del Alto Alentejo son algunos de los galardones de los que presume Crato. Pero si alguno luce con orgullo es el de su festival de música, una cita estival que cada verano atrae a miles de persona hasta este histórico pueblo. Y que en su trigésimo quinta edición presenta a Ivete Sangalo como cabeza de cartel. La cantante brasileña llega hasta Crato para presentar su último trabajo, Live Experiencie, tras una consolidada carrera que le ha permitido compartir escenarios con artistas de la talla de Shakira, Juan Luis Guerra, Miguel Bosé o Alejandro Sanz.

Crato, Festival de Crato, música, cultura, turismo, Alentejo
DJ en anterior edición del Festival do Crato. Foto: REDCARPET.

Pero esta apuesta, que consiguió cautivar al mismísimo Bono, líder del grupo U2, quien la definición como una de sus cantantes favoritas, no será el único reclamo. Del 27 al 31 de agosto pasarán por el escenario del Festival de Crato Gavin JAmes, The Gift, ProfJam, Pedro Abrunhosa, Getleman y Gipsy Kings, entre otros. Una selección musical que se complementará con el Festival de Artesanía y Gastronomía, la muestra donde todo comenzó.

Época dorada y medieval

El Festival de Crato lanza el pueblo al centro de atención en verano, pero las razones para visitarlo no se agotan en los conciertos. Este municipio es un destino ideal para conocer la historia de Portugal a través de su patrimonio, la artesanía y los dulces de su convento a través de una visita que se recomienda comenzar en su Museo Municipal. Se trata de una galería instalada en los dos pisos de un antiguo palacio barroco en la que se puede explorar la historia del condado, desde la prehistoria hasta el siglo XX, a través de un viaje entre artefactos y objetos artísticos de la vida espiritual y material de la aldea.

Entre estos enseres se encuentran algunos de los setenta tapires que certifican la presencia humana prehistórica en Crato, como el Tapadão Tapir que luce la Parroquia de Aldeia da Mata, icono de uno de los grupos megalíticos más densos del noreste alentejano, y restos que la civilización romana dejó en el territorio. Aunque si un período histórico marcó la vida de Crato fue la época medieval.

Crato, Festival de Crato, música, cultura, turismo, Alentejo
Vista del municipio. Foto: ROGÉRIO PRATAS.

Tras la derrota de los musulmanes, Sancho II donó el pueblo a la Orden Militar del Hospital (más tarde conocida como Orden de Malta). Corría el siglo XIII y así comenzaba un período dorado para el condado. La orden, establecida por comerciantes italianos como refugio de peregrinos en su hogar en Jerusalén, había adquirido rápidamente una función de servicio militar, extendiéndose por la mayor parte de Europa, y después de llegar a Portugal sería decisiva en las batallas de la Reconquista. La donación de la aldea se hizo con la condición de que la Orden de Malta se desarrollara y fortificara, de modo que el mismo año se le otorgó la primera carta a Crato. Ya en el reinado de D. Sancho II, sus dominios se extendieron al Alto Alentejo.

Otro de los lugares históricos claves de este municipio alentejano es el Monasterio de Santa Maria de Flor da Rosa, un templo religioso mandado a construir en 1356 por Fray Álvaro Gonçalves Pereira, Prior de Crato y padre del contestable general Nuno Álvares Pereira, que haría las veces de sede de la Orden de Malta en Portugal. El bello edificio, que forma un conjunto compacto y fortificado con murallas rematadas por almenas, es hoy una lujosa pousada.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.