Suscríbete a nuestro boletín
22 jul 2019
RAYANOS

LA ÚLTIMA GASOLINERA ANTES DE CRUZAR A PORTUGAL

La historia de Pepe, el de la gasolinera

A sus 82 años, Pepe Casares presume de una bitácora llena de anécdotas tras un mostrador

Por Esmeralda Torres

12 abril 2018

En la antigua N-521, a algo menos de un kilómetro de cruzar la frontera, hay una gasolinera. Es Repsol y el GPS la conoce como ‘Ponto de Encontro’; los aledaños y clientes, como la gasolinera de Pepe. Y es que su carisma y personalidad hacen que sean muchos los que arriesgan el chivato del depósito con tal de enriquecerse de las bitácoras de este empreario.

Valencia de Alcántara, Pepe Casares, gasolinera, turismo, Extremadura
Pepe nos habla de sus anécdotas en la gasolinera de Puerto Roque. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

Nada más poner un pie en la gasolinera, se puede ver a Pepe batallando. Ésta vez, cargando bombonas de butano. “Me acaba de decir un portugués que si de dos en dos las iba a llevar, y le he contestado que si me pedían tres cogía otra con los dientes”, bromea con ocurrencia. Así es Pepe Casares (Valencia de Alcántara, 1936), el propietario de la última gasolinera española antes de cruzar a Portugal a la altura de la Sierra de San Pedro.

Valencia de Alcántara, Pepe Casares, gasolinera, turismo, Extremadura
Gasolinera en la frontera de Puerto Roque. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

Llegó hasta aquí de imprevisto, hace veinte años. “Casi 21”, apunta. Trabajaba en una droguería en el centro de Valencia de Alcántara pero la partida de gente en busca de otro futuro provocó una disminución del negocio y decidió buscar una alternativa. Otro tipo de negocio con el que seguir ganándose el pan. “Se me ocurrió venirme aquí” -detalla- “en contra de la voluntad de mi padre, que decía qué como se me ocurría si aquí no había nada, era todo campo”.

Valencia de Alcántara, Pepe Casares, gasolinera, turismo, Extremadura
Pepe en su ‘supermercado-gasolinera’ en la frontera de Puerto Roque. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

Su negocio da trabajo a siete empleados, cinco de ellos portugueses. “Yo sería el octavo, pero estoy ya jubilado”, lamenta mientras presume orgulloso de que pocas estaciones de servicios se pueden permitir tener a una plantilla tan numerosa. Y a lo que le replica un distribuidor de combustible que “aún así, es el primero en llegar a las siete de la mañana”.

Valencia de Alcántara, Pepe Casares, gasolinera, turismo, Extremadura
Pepe nos habla de sus anécdotas en la gasolinera de Puerto Roque. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

Junto a la opción de rellenar el depósito, comprar aceite o algunos snacks, la gasolinera de Pepe presenta una amplia oferta de productos. En sus instalaciones también se aprecian estanterías de droguería, loza y recuerdos de Valencia de Alcántara, y comestibles. “Es un supermercado”, asevera, que también incluye una sección de fitosanitarios “por si alguno tiene que tratar algún melocotonero o un peral”.

 

Recuerdos de un incendio

Pepe lleva muchos años detrás de un mostrador. En su bitácora vital guarda muy diversas vivencias, tanto buenas como malas. Las primeras, se las guarda para cuando necesite alguna sonrisa picaresca. De las últimas, no duda: “una aventura buena, la del fuego”.

Valencia de Alcántara, Pepe Casares, gasolinera, turismo, Extremadura
Recorte de periódico con recuerdo de los incendios de 2003 en Valencia de Alcántara. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

El devastador incendio que asoló Valencia de Alcántara el verano de 2003 también pasó por la gasolinera de Pepe, pero no a repostar precisamente. Las llamas se originaron en Portugal pero poco tardaron en cruzar la frontera y estar a las puertas de su negocio. “Me quedé aquí con mis dos hijos y un portugués que no tenía miedo, y que hoy es director de un banco en París”, narra el hombre recordando cómo arrasaba los pinos del entorno, en trámites de ser declarado parque natural. “No había forma de pararlo. Aguantamos aquí hasta que ya no se podía estar por el calor y el humo y nos fuimos por Portugal, que era por donde se podía salir”.

Valencia de Alcántara, Pepe Casares, gasolinera, turismo, Extremadura
Pepe en su ‘supermercado-gasolinera’ en la frontera de Puerto Roque. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

Pepe se fue de su gasolinera pero lo hizo con el corazón en un puño. Sabía que si el incendio llegaba a la gasolinera, los fuegos artificiales podrían verse hasta en Madrid. Por eso, intentó dejar todo a punto para evitarlo. “Como la luz se cortó, conectamos un grupo electrógeno a nuestro aljibe y las mangueras estuvieron echando agua constantemente”, cuenta. Cuando las llamas llegaron se encontraron con una gasolinera regada y, ante la velocidad con la que prendía, tan solo se llevó el monolito a su alrededor. “Si no, se hubiesen quemado 10.000 litros de combustibles”.

Valencia de Alcántara, Pepe Casares, gasolinera, turismo, Extremadura
Pepe nos habla de sus anécdotas en la gasolinera de Puerto Roque. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

Quizá, esta es la peor de las anécdotas que Pepe guarda en su diario. Una bitácora que muchos empresarios quisieran y que aún tiene muchas páginas por rellenar y es que, por mucho que él diga, a la historia de Pepe, y a la de la gasolinera, mucho le queda por escribir antes de su fin.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.