Suscríbete a nuestro boletín
Euroace Diciembre
13 dic 2019
RAYANOS

ANTONIO GONZÁLEZ RISCADO, ALCALDE DE CEDILLO

“El puente es como las olas del mar, se acerca y se aleja. Y ahora está lejos”

La plataforma que una el municipio cacereño con Montalvão continúa siendo una asignatura pendiente

Por Esmeralda Torres

11 noviembre 2019

Llega puntual a la cita, con la bandolera y el carisma que le caracterizan. Y nada más saludar, cuenta orgulloso que en el pueblo ya hay cajero, y otras tantas cosas más. Antonio González Riscado (Cedillo, 1959), más conocido como ‘Boti’, renueva su cargo tras 32 años ostentando el título de alcalde de Cedillo. Y lo hace con la esperanza de acercarse un poco más a la construcción del dichoso puente que conecte el municipio cacereño con el concejo portugués de Montalvão.

- Alcalde de Cedillo durante 32 años. ¿Es válido eso de los cien primeros días después de ocho legislaturas a las espaldas?

- Lo de los cien primeros días, en este caso, no procede: es simplemente una continuidad en el trabajo. La gente elige y la gente, si decide una continuidad, es porque tendrán sus motivos para que así sea. Nosotros simplemente trabajamos todo lo que podemos por el pueblo y siempre es de agradecer que la gente te lo reconozca. Pero en todo caso, el pueblo es soberano y cuando decida un sorpaso, pues se aceptará y se agradecerá.

Cedillo, Cien días después, política, Antonio González Riscado, Boti
Foto: RAYANOS MAGAZINE.
Cedillo, Cien días después, política, Antonio González Riscado, Boti
Foto: RAYANOS MAGAZINE.

- ¿Cómo recuerda su llegada a la alcaldía?

- En aquella época no había apenas servicios y había muchísimo paro. La primera medida que adoptamos fue que la gente que estaba en el paro y tenía pocos recursos, que comenzara a trabajar para el ayuntamiento de alguna forma. Era cuando empezaba también el PER, que por entonces se llamaba Paro Comunitario, y empezamos por que esa gente dedicada al sector agrícola trabajase. Hasta entonces el trabajo que había era en alguna finca y prácticamente de subexistencia. Entre el paro y el trabajar para el ayuntamiento la gente empezó a vivir con cierta dignidad porque es verdad que anteriormente, mientras se estuvo construyendo la centra, se había vivido bastante bien pero después el pueblo volvió a lo que era, pero lo que era no era muy bueno. El primer reto fue que la gente comenzase a trabajar, y desde entonces hasta ahora el primer punto del programa electoral es trabajo para todo aquel que lo necesite. Después vivimos una gran sequía, el pantano se secó por completo y tuvimos que recrecerlo, y tras ello le dimos el doble de capacidad de la que tenía. La cultura… poquita. Y el turismo, en aquella fecha, tampoco estaba muy considerado ni se había pensado siquiera. Con la dotación de servicios y la evolución de la sociedad, hemos ido tratando de buscar fórmulas para que la gente pudiera ir subsistiendo y viviendo de una manera digna. Hemos ido buscando fórmulas, especialmente vinculadas al sector del turismo porque es lo que tenemos. Tenemos un turismo de naturaleza que es hacia donde tenemos que enfocarnos. Si de ahí vienen algunos recursos, bienvenidos. Otras potencialidades no tenemos. Para lo lejos que estamos, el pueblo está relativamente bien porque hay dos tiendas, cuatro bares, cuatro maestros, alrededor de una veintena de niños en el colegio, una casa rural, etc. Y más o menos está dotado de servicios: tenemos médico de lunes a viernes de 9 a 15 horas y alguna ambulancia el resto de horario para salir desde aquí al ambulatorio de urgencias.

Cedillo, Cien días después, política, Antonio González Riscado, Boti
Foto: RAYANOS MAGAZINE.

- ¿Cuándo se empezó a pensar en el enclave natural de Cedillo como un recurso turístico de la zona? ¿Fue a raíz de la declaración del parque natural?

- Anterior a la creación del parque se comenzaron a analizar las potencialidades no solo de Cedillo, sino el territorio en general, y eran solo las del turismo de naturaleza. Y si me apuras, del turismo gastronómico. A partir de ahí empezamos buscando alguna figura que pudiera darnos recursos ante Europa, y en la medida de lo posible que ya estuviera recogido y que hubiese unas experiencias de otro en las que fijarnos. Pensamos que lo mejor sería crear el Parque Natural Taejo Internacional, el primer parque natural de carácter internacional. Los portugueses lo hicieron antes, en 2002 si mal no recuerdo, y después nosotros, en 2007, y a partir de ahí empezamos a buscar recursos para evolucionar en el tema: miradores, caminos, barcos, etc. Y conexión con los portugueses para que el territorio no fuese dos partes sino un único y completo territorio. Así se llegó a la declaración de un parque cuya principal ventaja que tiene es que es español y portugués, algo que da un empaque diferente por el hecho de ir a otro país. Globalmente el territorio nos da esa posibilidad y había que aprovecharla. El inconveniente que tiene es que aúna la legislación española y portuguesa, que no en todos los casos es la misma. Estamos tratando de cambiar este aspecto, que se modifique la legislación para que no haya disfunciones de unos ciudadanos a otros, y que lo vean en lugar de una ventaja como un inconveniente. Porque si la gente lo percibe como un inconveniente ya sabes lo que pasa, que al final… Es lo que estamos tratando, que se unifique la legislación dentro del parque para que todos seamos iguales y todos sepamos a qué atenernos.

Cedillo, Cien días después, política, Antonio González Riscado, Boti
Foto: RAYANOS MAGAZINE.

- Comentabas que una de las particularidades del parque es que abarque territorio español y portugués; de hecho, tenemos un barco que nos lleva a un lado y otro del país a través del río. ¿Cómo valora Cedillo la oportunidad que le dio el embarcadero?

- El embarcadero es otro de las inversiones de los fondos europeos del programa POCTEP. Se pensó en qué posibilidades habría para explotar toda la masa de agua que concentraba el parque. Vimos que en Arribes del Duero tenían un barco que, además de enseñarle la naturaleza a la gente, educaba para respetarla, algo que nos parecía que podía ser muy interesante. Vimos también uno que estaba en el Miño, en la frontera, y se habló con la Diputación de Cáceres. Traer el barco fue una odisea, porque aunque tenemos mucha agua es terreno de secano, no estábamos acostumbrados a estas cosas. Una vez que se puso allí, diputación convocó un concurso que ganó una empresa que hace dos o tres rutas. Nosotros hubiésemos preferido que hubiera más rutas de naturaleza, y ellos han apostado por las que más beneficios les da, una ruta cultural a Castelo Branco. Ofrece una ruta de Cedillo a Herrera, Herrera a Santiago y esta otra que se hace con mucha más asiduidad, que es la de Cedillo a Castelo Branco. Nos gustaría que generase más impacto económico en el lado español del río, en Cedillo, Herrera, Santiago y Valencia de Alcántara, que el ayuntamiento puso autobuses para que vayan a visitar el barrio gótico y el resto de recursos turísticos que tienen. Creo que esto implica un turismo de restauración, que la gente que se dedica a este sector debería especializarse para que el ciudadano que viene a visitarnos tenga como centro los productos autóctonos, los de la tierra. Porque tenemos mucha riqueza gastronómica.

- ¿Cómo es esa riqueza gastronómica?

- Es una riqueza que deriva del cerdo, del cabrito, del borrego, con carnes y embutidos. Tenemos también una dulcería muy excelente, que tiene ciertas raíces en la repostería portuguesa. Por ejemplo, nosotros aquí, tenemos un recetario de dulces heredada de ellos, como la tiselá, que merece la pena ofertársela a los viajeros en la carta. También tenemos platos típicos de todas las estaciones del año que pueden conquistar al turista. Se dice muchas veces que comemos con los ojos, pero si encima comemos con los ojos y lo que comemos nos gusta, pues volveremos a repetir. Hay mucha tecnología pero el boca a boca no se ha olvidado, y es el más certero. Si yo le digo a mi amigo que vaya a tal sitio es porque a mí me ha gustado y porque a mi amigo le va a gustar.

Cedillo, Cien días después, política, Antonio González Riscado, Boti
Foto: RAYANOS MAGAZINE.

- Otro de los recursos turísticos de Cedillo, aunque sea más estacional, es La Enfariñá.

- Eso es. Es una fiesta muy típica de Cedillo que vino de Portugal y que tiene una muy similar en Ourense y en Grecia, en un pueblo griego. Entendemos que puede ser una especie de homenaje al trigo que, como el cerdo, ha sido base de subsistencia de todos los pueblos. Se hace siempre el martes de carnaval y a nosotros nos gusta mucho. Consiste básicamente en salir a la calle y tirarnos harina unos a otro. Para darle un poco más de motivación y que la gente se anime a salir de casa, lo que hemos hecho es añadir una degustación de sardinas por la mañana y un guisado a mediodía. Las cosas van evolucionando y ahora ya es diferente, pero históricamente a los únicos a los que no se les echaba harina era a los viudos, a quienes habían enviudado hacía poco tiempo. Al resto no se respetaba a nadie. Ahora sí se respeta a la gente mayor, a los que van a comer al Hogar, por ejemplo no se les echa. Se respeta más por un lado, pero por otro lado se ha distorsionado más en el sentido de que antes, la fiesta terminaba a las dos del mediodía y ahora por la tarde siguen. Es muy simple pero es una fiesta que a nosotros nos gusta mucho.

- ¿Se ha pensado alguna vez en apostar por ella como Fiesta de Interés Turístico?

- Hicimos los trámites, vinieron los técnicos y la evaluaron bien pero no cumple uno de los requisitos, y es el tema de afluencia de público. Primero, siempre se celebra un martes, y segundo, que a uno que no sea de aquí llegue y le echen harina, no hace de buen embajador (ríe). Estamos solamente los que participamos en la fiesta, el resto de la gente no puede estar mirando porque si estás aquí, te van a echar harina igual. Ese fue el hándicap para no ser declarada.

Cedillo, Cien días después, política, Antonio González Riscado, Boti
Foto: RAYANOS MAGAZINE.
Cedillo, Cien días después, política, Antonio González Riscado, Boti
Foto: RAYANOS MAGAZINE.

- Otra de las fiestas más especiales del calendario de Cedillo es el Domingo Gordo. ¿No es así?

- El Domingo Gordo era, tradicionalmente, el día en el que se comía el primer buche de la matanza. Ahora ya prácticamente nadie hace matanza, pero con un buen criterio, el grupo folklórico El Despertar hace uno para el pueblo. En el polideportivo, con la colaboración del ayuntamiento, hace una degustación de buche para los vecinos con previa inscripción. Es una buena manera de recuperar una tradición que se estaba perdiendo, porque ya apenas nadie hace matanza.

- Hemos hablado de la cultura tradicional pero si miramos a la cultura de agenda y planes, ¿qué encontramos?

- No hay un grupo que se dedique a hacer teatro ni cine. Somos algo más de cuatrocientos vecinos y las asociaciones tan específicas no existen. Pero sí intentamos que siempre haya alguna actividad; por ejemplo, las amas de casa suelen hacer un teatro en fiestas. Y también intentamos traer alguna obra de teatro que sea del agrado de los vecinos. Sí es verdad que tenemos al grupo folklórico El Despertar que desde el punto de vista cultural es muy interesante porque muchas de sus canciones son portuguesas. En cuanto al cine, formamos parte del cartel del Festival Internacional de Cine Periferias, que después de dos años creemos que se está consolidando e intentaremos que al año que viene se vuelva a repetir. En agosto es cuando más gente hay y cuando más opciones tienes que dar para los diferentes gustos, pero también en invierno intentamos ofrecer algo.

Cedillo, Cien días después, política, Antonio González Riscado, Boti
Foto: RAYANOS MAGAZINE.

- Si le pregunta algún viajero que acaba de llegar a Cedillo por qué hacer en el pueblo, ¿qué le recomendaría como embajador?

- Le recomendaría que visitara El Casón, con su museo etnográfico y el Museo de la Naturaleza, y las vistas maravillosas que ofrece desde la terraza. También que subiera al Barco del Tajo, que eligiera el paseo de naturaleza, que a mí personalmente me gusta mucho más. Y turismo de naturaleza, hacer alguna ruta senderista dependiendo de la época. Y, por supuesto, que coma lo más típico de Cedillo: que es diciembre, por ejemplo, que pruebe las coles con buche con una tiselá.

- Esta pregunta es prácticamente obligatoria. Hay un reto que no conseguimos superar: el puente que una Cedillo y Montalvão.

- El puente es como cuando vas a la playa, que las olas van para allá y para acá, que a veces se te acercan más y otras menos. Esto es lo mismo: el puente a veces está más cercano, otras no. Cuando más cercano estaba se estropeó por la poca inteligencia de los políticos de turno que tenían que gestionarlo, y a partir de ahí estamos en otra fase, que tenemos que ir buscando financiación porque Europa ya para este proyecto en concreto ya no va a dar dinero, evidentemente. Se fue a pedir de nuevo pero por un criterio de pura lógica, no entienden que después de dar la ayuda y devolverse, se pida de nuevo. Es un criterio de sentido común, y no da pie a explicarle que era por un problema de colores políticos. El puente es como las olas del mar, se acerca y se aleja. Y ahora está lejos. Nos estamos moviendo para buscar financiación a nivel provincial y regional y central.

Cedillo, Cien días después, política, Antonio González Riscado, Boti
Foto: RAYANOS MAGAZINE.


EN UN MINUTO

Paisaje natural: Taejo Internacional.

Paisaje cultural: El Casón.

Un libro: cualquiera de Saramago.

Una canción: todavía me acuerdo de las de protesta de Patxi Andión.

Un sabor: el dulce.

Un color: el rojo.

Una postal: la de Cedillo.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.