Suscríbete a nuestro boletín
08 ago 2020
RAYANOS

MUSEOS

La riqueza de Ammaia, a recaudo en un cortijo centenario

El Museu Cidade de Ammaia expone los puntales arqueológicos más relevantes hallados en el yacimiento romano de Marvão

Por Esmeralda Torres

12 diciembre 2019

“Un día salí a comer y el sol iluminaba especialmente una lápida que alguien, alguna vez, había puesto a modo de puentecito en la cuneta que hay justo ahí [enfrente del museo]. Mandé a unos compañeros a que la trajeran hasta aquí, y así descubrimos que se trataba de un monumento funerario”. Una de los tantos puntales arqueológicos que, de forma desbaratada e incesante, han ido llegando hasta las galerías del Museu Cidade de Ammaia, el escaparate del yacimiento romano de Marvão.

Marvão, Ammaia, museo, cultura, Alentejo
Entrada al Museu Cidade de Ammaia. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

Sofia Borges conoce como la palma de su mano los planos de Ammaia. Fue responsable de las excavaciones de las Termas del Foro desde sus inicios, en 1997, hasta 2007, cuando afrontó la dirección del Museo que custodia todas estas reliquias. “En 1994 la finca en la que se atesora la ciudad fue puesta en venta. A pesar de ser Patrimonio Nacional desde 1949, el Gobierno portugués no pudo comprarla y se hizo con ella un particular”, cuenta la directora. “Su intención ya era la de crear una fundación que desarrollase trabajos arqueológicos y pusiera en valor el yacimiento”. Bajo el título de Fundación Ammaia ésta se constituyó formalmente tres años después. “En primer lugar nos dedicamos a trabajos de limpieza y desbordamiento porque, al tratarse de una finca agrícola, los señores del campo habían movido las ‘piedras’ que habían encontrado a su gusto para poder cultivar”.

Dos años después, en 1999, se aprovechó el granero de la Quinta do Deão para rehabilitarlo y abrirlo, meses después, como el Museu Cidade de Ammaia. “En estas instalaciones también disponemos de laboratorio y almacén donde llevar a cabo trabajos de limpieza y conservación así como custodiar todo aquello que no se expone en el museo”, comenta mientras alude a un panel informativo que detalla de forma muy completa las tareas llevadas a cabo en un laboratorio que de forma inusual abre sus puertas al público. Por allí ha pasado, entre otras muchas piezas, una de las pocas estatuas que no expoliaron y exportaron a Inglaterra. “Tiene una historia muy curiosa”, adelanta Borges, y es que fue hallada en una fuente de Escusa, una pequeña aldea de São Salvador da Aramenha, como elemento decorativo. “Le llamaban la Fuente del Obispo porque entendían que se trataba de una pieza sagrada, pero en realidad representa a un joven de la aristocracia que viste con toga”. El brillo se apodera de su mirada cuando recuerda cómo llegó hasta la Casa-Museu José Régio, en Portalegre. “Sabíamos que no estaba lejos pero durante un tiempo no conseguíamos localizarla hasta que nos enteramos que se encontraba en el patio de esta casa”.

Marvão, Ammaia, museo, cultura, Alentejo
Sofia Borges, directora del Museu Cidade de Ammaia. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

Recuperarla no fue nada fácil. “Contactamos con la Cámara y el presidente de entonces nos dijo que no nos la devolvía, que hiciésemos una copia. Después la Cámara cambió de presidente y con nuestra especialidad para ‘enamorar’ (ríe) volvimos a pedirlo y lo conseguimos: trajimos el original hacia el museo y le regalamos la réplica a Portalegre”. Cuando llegó a los microscopios del laboratorio de la Fundación Ammaia aún tenía restos de cal de la pintura con la que año tras año era restaurada.

Una localización errónea

No fue el único vestigio hallado en Portalegre. De hecho, un hallazgo en este distrito “provocó una confusión acerca de la localización de Ammaia”. Y es que una inscripción honorífica presidió durante varios siglos la fachada de la Iglesia do Espírito Santo. “Esta finca fue conocida durante mucho tiempo como Cantera de los Obispos porque aquí encontraban piedra preparada para utilizarla en muchas construcciones posteriores”, reconoce la mujer. “Cuando en el siglo XVI fue descubierta esta inscripción se estableció una confusión sobre el origen y la localización de Ammaia, y los historiadores tuvieron que desplazarse hasta el Puente de Alcántara. En este monumento hay una anotación de los pueblos que ayudaron a su construcción, y se localizaron todos menos Ammaia”, continúa.

Esta intriga se prorrogó hasta el 1935, cuando apareció otra inscripción hablando de Ammaia donde hoy está enterrada. No sin antes dar con otros hallazgos que lo cuestionaron de nuevo, como “un arco que allá por 1610 presidía la entrada sur al municipio, y que más tarde fue destruido para reutilizarlo en sillares”.

Marvão, Ammaia, museo, cultura, Alentejo
Galerías del museo. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

La ciudad romana de Marvão ha vivido estos expolio durante toda su historia. La propia Borges confiesa que incluso cuando ya sus dueños ya sabían que sus tierras atesoraban restos históricos importantes. “El propietario conoció al director del Museo Nacional de Arqueología de Lisboa durante una visita, y mantuvieron correspondencia durante un tiempo”. Unos documentos que testifican cómo el primero le relataba al segundo descubrimientos diarios; algunos que llegaron hasta las galerías de la capital lisboeta y otros, probablemente, hasta el mercado negro de antigüedades.

Galerías

La primera sala del Museu Cidade de Ammaia está dedicada a la epigrafía, “a todos aquellos testimonios escritos de lo que pasaba aquí”. Cuenta con hasta tres tipos de inscripciones. Las más curiosas son las dedicadas a deidades, entre las que se encuentran algunos ejemplares dedicados a deidades indígenas, “y es que los romanos permitieron que los pueblos que habitaban la ciudad continuasen cultivando divinidades prerromanas”. Y cita como ejemplo una dedicada a Ocrimira, relacionada con las aguas frías de riberas y ríos.

Marvão, Ammaia, museo, cultura, Alentejo
El museo ofrece visitas guiadas. Foto: RAYANOS MAGAZINE.
Marvão, Ammaia, museo, cultura, Alentejo
Detalles de una inscripción expuesta en el Museu Cidade de Ammaia. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

Otras, bastante abundantes, son las funerarias colocadas en la necrópolis, donde destaca un ejemplar encontrado en las escaleras que subían hasta el gallinero del granero y otra localizada en la boca del horno, “por eso está quemada”. “Ambas están referidas a clunienses”, añade la directora. Y por último, las honoríficas, encargadas en honor a alguien, como “ésta, dedicada a un importante sacerdote de la provincia por su mujer, por ser un ejemplo de buen marido”.

Las cerámicas no faltan en las galerías del Museu Cidade de Ammaia. Tampoco las monedas, “aunque solo exponemos una selección muy pequeña de las cerca de tres mil que hemos encontrado”. Ni los objetos personales, favoritos de la directora. “Cada vez que un arqueólogo encuentra algo es una satisfacción”, explica. “Las monedas pasan de mano en mano, la cerámica también; pero encontrar un anillo, por ejemplo, saber que ha sido de una persona determinada, para mí es mucho más”.

Marvão, Ammaia, museo, cultura, Alentejo
Sala de epigrafía del museo. Foto: RAYANOS MAGAZINE.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.