Suscríbete a nuestro boletín
23 oct 2020
RAYANOS

ESCAPADAS

Elvas, patrimonio defensivo, espiritual y gastronómico de la humanidad

En el siglo XVII, Portugal hizo de ella una ciudad cuartel con el mayor baluarte del mundo. Hoy, los extremeños han hecho de la misma el templo de la cocina alentejana

Por Esmeralda Torres

18 septiembre 2020

No fue hasta el año 2012 cuando la Unesco catalogó como Patrimonio de la Humanidad la guarnición fronteriza y las fortificaciones de Elvas. Precisamente fue su cercanía con España – a unos 15 kilómetros de la frontera con Badajoz – lo que provocó que se construyera el mayor baluarte del mundo. Y precisamente la misma cercanía es la que hace que se convierta en un destino ideal para disfrutar de una escapada, y darse un buen festín gastronómico.
 
 
09:00 El más sofisticado baluarte de la época
En la declaración de Elvas como Patrimonio de la Humanidad mucho tuvo que ver su colección de fortificaciones. La consideran la mayor (y más interesante) del mundo, y no es para menos. Tal y como cuentan las crónicas, ni 15.000 soldados españoles pudieron derribarlas en un ataque que soportaron tan solo 100 habitantes del siglo XVII. Gran parte del mérito se le debe al Forte de Graça, un baluarte localizado a tres kilómetros al norte de la ciudad. Encontrarlo es fácil debido a la curiosa estructura en zigzag de sus murallas, el más ingenioso sistema protector de su época que facilitaba la protección del reino con hasta tres líneas de defensa. La parte superior de la fortaleza tiene una claraboya central y una torre circular con dos pisos abovedados: en el primero existe una capilla en honor a Santa Maria da Graça y en la segunda, el punto más inaccesible y protegido del fuerte, la Casa del Gobernador. Según cuentan las crónicas, su construcción llevó la mano de obra de seis mil hombres y un presupuesto de casi 800 millones de reales, y dio lugar a que 12.000 civiles y 15.000 militares vivieran dentro de sus murallas.

Elvas, escapadas, turismo, turismo rural, destino, Alentejo
Mirador desde el Castelo de Elvas. Foto: ESMERALDA TORRES.

 
 
11:30 Un castillo convertido en mirador
A los pies de la frontera y con tal pasado defensivo, no es de extrañar que entre la herencia histórica se aprecie un castillo. Situado en el punto más alto de la ciudad , la fortificación de origen islámico se remonta a los siglos XIII y XIV y fue reconstruida posteriormente para acoger, entre otros, la vivienda del alcalde y palcos donde se celebraron numerosos acontecimientos históricos, como varios tratados de paz y algún que otro intercambio de princesas. Perdió su función militar a partir de la segunda mitad del siglo XIX, cuando cayó en la desidia y el abandono hasta que un grupo de lugareños amantes de la historia promovieron su restauración. Así se convirtió en el primer Monumento Nacional Portugués. Sorprende la cubierta de tejas que corona la torre del homenaje, del siglo XV, y especialmente sus vistas, que arrojan una bonita panorámica de una ciudad rodeada de fortificaciones y olivares. De ahí que sea considerado el mirador de referencia de Elvas.
 
 
12:30 Destino espiritual
Muy cerca del castillo cae la Igreja da Ordem Terceira de São Francisco, un templo religioso que bien merece una visita para apreciar el arte de la azulejería portuguesa. En su interior se puede ver un revestimiento de azulejos con escenas de la vida de San Francisco. No es la única iglesia de Elvas ni por asomo, y es que la ciuad cuenta con importantes muestras arquitectónicas de espiritual. Si se baja por la calle que está junto a la muralla se llega hasta la Igreja das Domínicas, en el Largo 1º de Dezembro, donde hay otra muestra de azulejos así como un mirador con vistas a una parte de la ciudad antigua. Por el camino también se encuentra una curiosa picota de estilo manuelino.
 

Elvas, escapadas, turismo, turismo rural, destino, Alentejo
Entrada al restaurante 'O Lagar'. Foto: ESMERALDA TORRES.


 
13:30 La gastronomía de O lagar
Es conveniente no descuidarse para comer: los portugueses suelen tomar el amuerzo entre las 13:00 y las 15:00 horas, y hacerse con una mesa en el restaurante O lagar cualquier domingo o día de fiesta no es tarea fácil. Y es que este local desmitifica la llegada en caravana de extremeños dispuestos a darse un festín gastronómico. Elegante y de moda, el establecimiento ofrece una amplia carta de comida tradicional alentejana, en la que sobresale la cocina al carbón (el bacalao a este gusto está delicioso) y donde las raciones son abundantes.
 

Elvas, escapadas, turismo, turismo rural, destino, Alentejo
Fachada de la Sé de Elvas. Foto: ESMERALDA TORRES.

15:30 Una iglesia fortificada
Con el estómago bien lleno, el viajero debe poner rumbo hasta la Praça da República. En ella encontrará dos puntos de interés: un conjunto de letras que conforman el nombre de Elvas y que se ha posicionado como uno de los lugares más instagrameables del municipio, y la Antiga Sé. Nombrada hoy como Igreja da Nossa Senhora da Assunção, se trata de una iglesia fortificada, construida entre 1517 y 1537, que funcionó como catedral hasta que la ciudad perdió su rango episcopal a finales del siglo XIX. Sus aires defensivos se deben a sus contrafuertes, almenas y un campanario erigido en una torre maciza, adosada a la fachada frontal. Merece prestar atención al suntuoso órgano del siglo XVIII que guarda su interior, donde puede verse una muestra de azulejería y numerosas lápidas funerarias. También, el acceso al Museo de Arte Sacro, ubicado en la anexa Casa do Cabido da Sé, en el que destaca varios ornamentos religiosos de la diócesis así como algunos cuadros de Luis de Morales.
 

Elvas, escapadas, turismo, turismo rural, destino, Alentejo
Calles adoquinadas en Elvas. Foto: ESMERALDA TORRES.


17:30 El mayor acueducto de la Península Ibérica
La siguiente escapada de este itinerario conduce al centro de la ciudad, donde un imponente acueducto protagoniza el sky-line de Elvas. Se hace llamar de Amoreira y presume de ser el mayor de la Península Ibérica. Los casi nueve kilómetros por los que se extienden sus 843 arcadas de hasta 31 metros de altura justifican por qué se tardó unos cien años en completar la ambiciosa obra.
 
 
18:30 De museo en museo
Por la Rua da Cadeia asoma una torre medieval conocida como Torre Nova o Torre Fernandina, una construcción que custodia una exposición sobre las fortificaciones de Elvas y su importancia a lo largo de la historia de Portugal. En la misma calle, en otro paseo, también se ve el edificio del Museo de Arte Contemporânea de Elvas, donde se puede admirar la importante colección particular de António Cachola. Más de 300 obras de artistas portugueses del mundo de la pintura, el diseño y la escultura, entre otras partes, constituyen una referencia para el arte portugués. Y muy cerca se localiza el Museo de la Fotografía, donde se puede ver la interesante colección que el artista João Carpintero donó a la Cámara Municipal. La muestra retrata la historia de la fotografía con referencias particulares a Elvas, y se complementa con un laboratorio de revelado, una zona de tratamiento de piezas y una biblioteca. Por si fuese poco, el viajero también puede llegar hasta el Museo Militar de Elvas y saber más sobre la estrategia defensiva de la ciudad.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.