Suscríbete a nuestro boletín
22 ago 2019
RAYANOS

Terra da fraternidade

14 julio 2019

Terra da fraternidade

Menuda paradoja que aquel espacio donde reinaba la hostilidad, ahora sea escenario de fraternidad

Em cada esquina, um amigo. Em cada rosto, igualdade” dice la letra de aquella canción que sirvió de consigna para que arrancase una revolución. Y no una revolución cualquiera. Aquella que con mayúsculas y en apenas unas horas arrojó al basurero de la historia un régimen político autoritario y dictatorio encabezado por Salazar. Con qué brillo en los ojos lo cuentan aún nuestros mayores… Sin duda alguna fue un auténtico hito, especialmente para los españoles que se ahogaban en el mar del franquismo mientras sollozaban un halo de esperanza. Un motivo que les llevará a fantasear con una España vestida también de claveles rojos.

Eran tiempos convulsos en ambos países. Tiempos en los que el paso por la frontera española no era precisamente ligero. Según cuentan, siniestros funcionarios policiales de bigotitos dilatadores tomaban tu pasaporte y consultaban con lupa de tres aumentos las tenebrosas listas negras de proscritos a los que la dictadura no permitía salir del territorio que regentaba Francisco Franco. Ilusos aquellos que obtenían la correspondiente autorización pensando en irse de cositas y sin recordar que a pocos metros salían al encuentro los guardinhas portugueses, aún bajo las antiguas normas. Un paso que no era menos moroso.

Cómo y cuánto ha cambiado la historia. Menuda paradoja que aquel espacio donde reinaba la hostilidad, ahora sea escenario de fraternidad. Y no solo a la que le cantaba aquel Grândola, vila morena, sino a la de los hermanos de otro idioma y nacionalidad. Marvão y Valencia de Alcántara han vuelto a abrazarse, como simbólicamente lo llevan haciendo tres años y como tradicionalmente lo han hecho a lo largo de sus ocho siglos de historia transfronteriza.

Para aquellos que se enamoraron de los hombres - y mujeres, que no fueron pocas - que arriesgaron su vida en el contrabando, es un agasajo que ahora las instituciones quieran tender la mano para analizar, debatir y acordar qué es lo mejor para ambos territorios como si de uno se tratase. Y para aquellos que los kilómetros le alejan de la frontera, un modelo a seguir: el de un destino común.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.