Suscríbete a nuestro boletín
20 nov 2019
RAYANOS

La Sierra de San Pedro: Centro de Interpretación Natural del bosque mediterráneo

14 marzo 2018

La Sierra de San Pedro: Centro de Interpretación Natural del bosque mediterráneo

Es el espacio protegido de mayor extensión de Extremadura que da el relevo a la portuguesa Sierra de San Mamede

Son muchos los recursos que se han destinado a crear espacios de interpretación de la naturaleza en los núcleos de población, probablemente olvidando que disponemos de un museo natural único en el mundo, la Sierra de San Pedro. El espacio protegido de mayor extensión de Extremadura que, en la parte portuguesa de La Raya, da el relevo a la Sierra de Sierra de San Mamede, resultando un corredor natural excepcional.

Una superficie tan extensa y diversa da para muchas excursiones, reflexiones, imágenes,… Comencemos por uno de los puntos más representativos, El Torrico de San Pedro, que con sus 703 metros sobre el nivel del mar se convierte en la cota más alta de nuestra sierra.

Existen varias rutas que tienen El Torrico como meta. La más completa, desde el punto de vista de diversidad de paisajes, es la que parte desde la localidad de Salorino y que, aunque no llega a alcanzar el punto más alto, nos ofrece unas vistas espectaculares desde un mirador próximo, el Cancho del Soldado.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Comienzo de Ruta. Foto: José A. Torres

Nos dimos cita a las 9.15 h. en la Plaza Torrijos, donde está la piscina municipal y el bar Ancá Juli. Como no puede ser de otra manera, la ruta comienza con un café en Ancá Juli. Si los prólogos son importantes, es todo un acierto comenzar la jornada con un café en el bar, comentando con algunos de los porreteros más madrugadores aspectos de la ruta y las anomalías de este invierno: “¡8ºC marca mi coche a las 9 de la mañana en un día de invierno como el de hoy!” exclama uno de ellos, así como recomendaciones que gratuitamente dan al visitante estos inesperados compañeros de aventura.

“Cafeteados” e impregnados de la sabiduría popular ofrecida por los clientes de Juli, nos disponemos a iniciar la senda a la vez que centramos nuestras miradas en la fachada de las instalaciones de la piscina municipal, un mural compuesto por un mosaico de nombres cuyo resultado es la palabra VIDA. Bonito cartel de bienvenida.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Dehesa en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres
José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Vacas en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres
José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Vacas en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres

Andamos unos metros por la carretera de San Vicente de Alcántara (CC-91) hasta coger el camino del Cordel de Alburquerque, este primer tramo lo recorremos por un camino encajado entre paredes de piedra perfectamente ejecutadas, sin conglomerante alguno que solidarice piedra con piedra, alineadas y puestas en pie por artesanos cuyas únicas herramientas eran sus manos y su destreza. Es la zona más próxima al pueblo, la divisiones de las propiedades son de menor superficie, parcelas que tradicionalmente han sido explotadas por los pequeños ganaderos del lugar y que, como muestra la ausencia de árboles, tienen un marcado carácter intensivo. Los cencerros de algunas vacas y el balido de pequeños rebaños de ovejas son los encargados de la banda sonora que acompaña nuestros primeros pasos.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Alcornoques en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres

Llama la atención en este punto que, a pesar de la sequía, la vegetación luche por mostrarnos su mejor color. Es probable que la tierra sea un reflejo de su gente, o viceversa. Que un suelo, en el que la roca está haciendo notar su presencia y no tiene al clima por aliado, genere tanta belleza, es la evidencia de que en esta zona hasta la tierra pone al mal tiempo buena cara.

Continuamos nuestro camino con El Torrico siempre de fondo, marcando la dirección a seguir, y nos adentramos en la zona de latifundios, dejamos a un lado una casa de labor y los sonidos que lleva asociados, el cacareo de las gallinas en un gallinero próximo, las esquilas de las cabras y el gruñido de los cerdos ibéricos, que no podían faltar en este paseo.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Torrico al fondo en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres
José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Torrico al fondo en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres

La dehesa se empieza a hacer notar. Encinas y barbecho formando ese binomio perfecto que ha hecho posible moldear nuestro monte, transformándolo en un ecosistema sostenible, en el resultado de un gran pacto entre naturaleza y hombre.

En las zonas más próximas a la sierra la jara, el brezo, el tomillo y el resto de matorral típico mediterráneo se hacen más fuertes y se evidencia que la mano del hombre tiene que redoblar esfuerzos para que la zona de labor no pierda extensión.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Matorral en la dehesa de la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres

Se pasan varias cancelas a lo largo del camino y finalmente se llega a una que dispone de un cartel avisando de la prohibición de acceder con vehículo. En este punto iniciábamos nuestra senda por el monte, las pendientes se hacen notar, el olor a jara se impregna en nuestra ropa y el sudor se hacer presente. El Cancho del Soldado está muy próximo.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Cancho del Soldado en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres

El Cancho del Soldado es un mirador desde el que se contempla El Torrico pero, sobre todo, es un punto en el que hay que detenerse sin mirar el reloj. El monte, la presencia cuarcítica y las vistas de una tierra tremendamente bella invitan a pensar en todo lo que nos queda por descubrir de esta comarca, a veces desconocida hasta para sus propios vecinos.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Vista desde el Cancho del Soldado en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres

Desde este balcón se saborea la paz, se siente el placer de saber lo que significa el discurrir de una vida sin prisas y se llega a la convicción de que la mejor manera, y la más fácil, de interpretar nuestra dehesa y nuestro monte es calzarse las botas, coger el bastón y con la mochila y la cámara al hombro disponerse a conocer este entorno, a vivirlo, sentirlo, sudarlo, olerlo, escucharlo y respirarlo. El resultado es una experiencia espectacular y curiosamente ¡gratis!.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Vista desde el Cancho del Soldado en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres

Tras un largo rato de reflexiones, fotos, avituallamiento y relax, decidimos iniciar la vuelta. El camino de regreso es el mismo en los primeros metros de monte pero al pie de la sierra nos desviamos a la izquierda. Salvo el ramal de sierra, la ruta es circular. En el camino de vuelta por la dehesa disfrutamos de tramos de un alcornocal denso que ofrece estampas de un paisaje verdaderamente mágico.

En este camino de vuelta, la estampa de Salorino de fondo nos recuerda la distancia a la meta y nos regala bonitas fotografías. Próximos al fin de la dehesa observamos cómo la pizarra se empeña en aflorar en un terreno complejo para el agricultor. “Dientes de Perro” en un paisaje en el que esta roca tiene un protagonismo ineludible, en la tierra y en las paredes que delimitan las propiedades y los cercados.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Dientes de perro en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres
José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Dientes de perro en la Sierra de San Pedro. Foto: José A. Torres

Tras cinco horas de camino (salida a las 9.30 h. y llegada a las 14.30 h.) llegamos a nuestro punto de partida. Nuestro plan de hoy acabará en el Restaurante El Duende, dónde recuperamos fuerzas e intercambiamos impresiones de todas las experiencias vividas a lo largo de la jornada.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Llegada a Salorino a la vuelta. Foto: José A. Torres
José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Llegada a Salorino a la vuelta. Foto: José A. Torres

Grata sensación nos llevamos de El Duende. Comemos un menú del día por 15 euros (9 euros los días laborables) con sabor a casa, con productos de la zona y un excelente servicio. Comprobamos que tiene una extensa carta con un precio medio de 20 € y con platos estrella como el cochinillo, paella o buche.

José Antonio Torres, Sierra de San Pedro, agronatura, Valencia de Alcántara, Extremadura, Alentejo
Bar el Duende en Salorino. Foto: José A. Torres

Lo que comenzó con un café, pasó del llano de los pequeños ganaderos a la dehesa de los grandes propietarios, hasta llegar al monte denso de jara y matorral, disfrutando de los verdes y ocres en una sintonía perfecta, la jornada termina en una tertulia de tarde de invierno mientras reposamos la comida en el Restaurante El Duende de Salorino.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.