Suscríbete a nuestro boletín
22 ago 2019
RAYANOS

Más de 4.000 kilos de caracoles se producen cada año en Carbajo

17 enero 2018

Más de 4.000 kilos de caracoles se producen cada año en Carbajo

La helicicultura es una actividad que actualmente va al alza

El más pequeño de los municipios de la comarca Sierra de San Pedro – Los Baldíos, Carbajo, se emplaza a tan solo cinco kilómetros de la ribera del Tajo, en ese tramo de enorme belleza, con tintes de solemnidad en el que hace la función de frontera y de parque natural.

En este pueblo se cumple eso de que las grandes esencias se guardan en pequeños continentes, y es que Carbajo, con sus 221 habitantes, es un sitio que no deja indiferente a nadie, no sólo por su privilegiado enclave natural, con diferentes figuras de protección (ZIR, ZEPA, LIC y Parque Natural) sino por la espectacular adaptación al territorio y al aprovechamiento de los recursos naturales de la población, evidencia de ello es la importante tradición olivarera, cuyo resultado es un aceite oliva virgen extra de gran calidad y la consolidada actividad de elaboración de quesos, que ha dado como resultado, no sólo un producto que se distribuye por todo el país sino el reconocimiento más rotundo, con varios premios en foros, tan trascendentes, como la Feria Internacional del Queso de Trujillo. Además de todo ello, hay que tener presente la miel, la caza y los derivados del cerdo ibérico que se hacen notar en la rica gastronomía que nos ofrece este enclave.

Todo indica que el pequeño en habitantes es grande en iniciativas en todos los ámbitos y evidentemente también en el cultural, con su buque insignia, el festival de música folk El Magusto.

Pero aquí no concluyen las sorpresas, porque pocos conocen que este rincón del Tajo Internacional se dedica también a la helicicultura, cría de caracoles. Desde febrero de 2016 está en explotación una granja de caracoles de más de 3.000 m2 y su propietario es Raúl Barata, un joven del pueblo que trabajaba en las distintas tareas del campo y que un buen día se interesó por esta actividad. Este joven emprendedor comenzó documentándose por internet, contactando con distintos helicicultores y, más tarde, su ilusión, sus ganas de emprender y un curso en Ciudad Rodrigo (Salamanca) hicieron realidad su proyecto.

helicultura, caracoles, Carbajo, agronatura, Extremadura

Su periplo empresarial empieza a concebirse en 2013 pero, al estudiar las posibilidades de acceder a ayudas como joven agricultor, se da cuenta que la cría de caracol no está regulada por la administración autonómica. Ello retrasa los trámites hasta el año siguiente, en el que la Junta de Extremadura formaliza la regulación del sector pudiendo solicitar las ayudas al efecto.

Raúl cría la variedad de caracol autóctono, Helix Aspersa, en régimen de semi intensivo, es decir, la instalación consiste en un invernadero con sistema de nebulización y la alimentación se fundamenta en pienso y vegetación. Su producción, superior a los 4.000 kg, va destinada al consumo humano, ya que para los fines cosméticos requiere otro tipo de instalaciones, y sus principales clientes son conserveras, que tienen la mayor demanda en el levante, en el norte y en Madrid. En Extremadura comienza a aumentar el consumo pero muy lejos de las comunidades más demandantes.


No ha sido un camino fácil, ya que ha tenido que ir adaptando los tiempos de producción a las condiciones climáticas de la zona, comenta que “las condiciones de temperatura en Carbajo son muy diferentes a las de Salamanca, el clima es mucho más extremo, el caracol no soporta las puntas de temperatura, y como ejemplo el año 2017, en el que el otoño ha sido una prolongación de un verano de temperaturas excesivas. Todo ello, se traduce en que, mientras en la zona de Salamanca arranca la campaña de recogida de abril a octubre, en Carbajo se realiza en dos tramos del año de febrero a mayo y septiembre a noviembre, ya que tanto el frio como el calor extremo hacen que este molusco hiberne.” . Cabe resaltar que el momento óptimo de la recogida es cuando van a aparearse, lo que denominan “estar bordeados”, pues es el momento en el que la concha adquiere mayor dureza, condición necesaria para cocinarlos. Son animales vulnerables a enfermedades y hay tener un control continuo que evite la superpoblación, ya que cada uno puede poner entre 80 y 100 huevos cada vez.

A pesar de estos problemas, la helicicultura es una actividad que actualmente va al alza, posiblemente porque del caracol se aprovecha todo, sus huevos pueden consumirse como alternativa al caviar y es más económico, su carne es relativamente más barata que otras carnes y contiene una buena fuente proteínas , además su baba se usa en la cosmética y sus caparazones se utilizan para la artesanía.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.rayanos.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.rayanos.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.